domingo, 20 de marzo de 2011

EL ABSOLUTISMO

Fue un sistema político de gobierno que se extendió en Europa entre los siglos XVI y XVIII, donde el Rey concentra en sus manos todo el poder según derecho divino. Sólo era responsable de sus actos ante Dios. Su cargo era vitalicio y hereditario.

Causas del Absolutismo:

- La decadencia del Feudalismo y de los señores feudales por las Cruzadas.
- El apoyo económico de la burguesía o comerciantes de las ciudades a los reyes.
- La influencia del Derecho Romano, en cuanto que los emperadores eran todopoderosos.
- El cobro de impuestos y la formación de ejércitos permanentes.
- La unificación territorial de los países.

Características del Absolutismo:

- Son estados nacionales, pues encierran pueblos de una misma raza y lengua.
- Son dinásticos, porque su gobierno está a cargo de una familia real (Casa de Austria en España, los Borbones en Francia, etc.).
- Su poder viene de Dios.
- El rey contaba con una serie de asesores o ministros.

Expansión del Absolutismo:

En especial, el absolutismo tuvo mucha importancia en tres países europeos:
- En España, debido a la gran importancia que tuvo el imperio español en su época y a la influencia que ejerció en América. Entre sus representantes encontramos a Carlos V y a Felipe II.
- En Francia, porque allí el Absolutismo tuvo su máximo desarrollo y se convirtió en modelo para los otros países. Entre sus representantes encontramos a Luis XIV o el Rey Sol, quien decía “El Estado soy yo”.
- En Inglaterra, porque allí se encuentra la primera fórmula alternativa a esta forma de gobierno, que es el Parlamentarismo (gobierno conjunto entre el Rey y el Congreso).










Consecuencias del Absolutismo:

El deseo por obtener poder, llevó a los reyes europeos a enfrentarse política, económica y militarmente por la hegemonía continental y mundial. Primero, la ejerce España en el siglo XVI, le sucede Francia en el siglo XVII, y por último, Inglaterra en el XVIII.